Una Cumbre Global en Ginebra, pone la IA al servicio de la pobreza y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Marzo 12, 2018 | Autor: Patricia Morén / Jordi Suñé

peru-1586774_960_720.jpg

La inteligencia artificial (IA) avanza de forma exponencial, pero ¿lo hace por igual en todo el mundo? La respuesta es negativa. Mientras las áreas más ricas del planeta y las clases sociales más pudientes acceden a cada nueva solución y servicio de los sistemas de IA, las más pobres corren el riesgo de no acceder a este motor de cambio de la ciencia y la economía mundial. Consciente de esta realidad, la próxima Cumbre de IA en Ginebra pondrá el foco en el uso de la IA para ayudar a cumplir los objetivos de desarrollo sostenibles de la Agenda 2030, el primero de los cuales es el fin de la pobreza.

El físico británico Stephen Hawking, recientemente fallecido, decía que el completo desarrollo de la inteligencia artificial (IA) podría llevar al fin de la especie humana y defendía que las líneas de investigación prioritarias en IA no solo deberían enfocarse a mejorar las capacidades de la IA, sino también “a maximizar el beneficio social de la IA”. Hawking afirmaba esto en Prioridades de investigación para la inteligencia artificial robusta y beneficiosa: una carta abierta que hizo pública en 2015 y que, hasta la fecha, han firmado 8.000 científicos de todo el mundo. En ella auguraba que el impacto social de la IA no haría sino crecer y que con la IA “la erradicación de la pobreza y la enfermedad no es insondable”. Pero también que, debido a su enorme potencial, “es importante investigar cómo obtener sus beneficios mientras se evitan sus riesgos potenciales”, advertía en su Carta Abierta.

El foco: Objetivos de Desarrollo Sostenible

Ese mismo año, en 2015, la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible, con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que los países firmantes y sociedades deben aspirar para ese 2030 y entre los que se incluían objetivos directamente relacionados con el subdesarrollo y la pobreza, como el fin de la pobreza, el hambre cero, la buena salud y el bienestar, la igualdad de género, el agua limpia y el saneamiento, el trabajo decente y el crecimiento económico, la acción por el clima o la reducción de las desigualdades, entre otros.

Hoy, en sintonía con esa llamada universal de los ODS, y como si rubricara la Carta Abierta de Hawking, la próxima Cumbre Global de IA para el Bien, que se celebrará en Ginebra (Suiza) del 15 al 17 de mayo de 2018, se ha planteado con la vocación de buscar soluciones de IA que puedan tener un impacto beneficioso a largo plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esta segunda Cumbre Global de IA se celebra bajo el lema “Acelerando el progreso hacia los objetivos de desarrollo sostenible” y recupera el espíritu de la primera y exitosa Cumbre Global de IA para el Bien de 2017, que también tuvo lugar en Ginebra. Ambas importantes citas han sido organizadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado de Naciones Unidas para las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en partenariado de la XPrize Foundation, la fundación líder en concursos de premios incentivados, con sede en Culver City (California).

Las ediciones de la Cumbre Global de IA para el Bien es la plataforma líder de las Naciones Unidas para el diálogo sobre la inteligencia artificial. Esta nueva edición de 2018 está orientada a la acción y, por lo tanto, pretende identificar aplicaciones prácticas de IA y estrategias de apoyo para mejorar la calidad y la sostenibilidad de la vida en nuestro planeta. Entre otras experiencias, se departirá y se presentarán innovaciones sobre el potencial de la IA para mapear la pobreza y ayudar en los desastres naturales, utilizando imágenes de satélites, o cómo la IA podría ayudar a la prestación de servicios centrados en los ciudadanos en ciudades inteligentes, a conseguir la cobertura universal de salud y, finalmente, a ayudar a la transparencia y la comprensión de los algoritmos de la IA.